Editorial

Carta abierta a un joven diseñador español

Estimado Joven Diseñador: 
¿Sabes? Hay más diseñadores que demanda, hay más diseñadores que fábricas, hay más diseñadores que clientes, hay más diseñadores que Pasarelas…

¿Qué puede hace un diseñador cuando termina sus estudios?

a/ Creerse que uno es Marc Jacobs y volverse loco por entrar en Cibeles.

b/ Ser más hormiguita y montar un tallercito, donde se comercialicen a pequeñísima escala su obra.

c/ Colocarse en una empresa de confección, donde haya que hacer lo normal en este país: Copiar

d/ Lograr entrar en el equipo de un diseñador consagrado español.

e/ Ser Ciudadano de este Siglo y explorar trabajo en otros países.

f/ Ser más valiente y tener la ambición de pertenecer, por un tiempo, al equipo de diseño de un Creador Internacional Europeo.

g/ Ser aun más audaz y cruzar el charco, con la carpeta de diseños y lograr una cita en una gran griffe de la Gran Manzana.

h/ Si yo volviera a tener 20 años y volviera al oficio no me lo pensaría dos veces: Intentaría hasta lograrlo, que Inditex se fijara en mí y firmaría con esa empresa un contrato de unos años. 

Claro, para lograr esta última sugerencia uno tiene que ser muy buen profesional, pero muy bueno y sobre todo tener claro aquello de: “El camino se hace al andar” y también aquello de “por correr no se llega más temprano” Encima de estar muy bien pagado, viajas por todo el mundo, visitas fábricas que nunca podrías conocer por tus medios, aprendes de verdad de qué va el mercado internacional y de paso te quitas la prepotencia tan común en todo joven creador…

Pues, ¿qué quieres que te diga, Joven Diseñador? Que siempre podrás retomar la sana ambición de crear tu colección, eso sí, con la experiencia acumulada y con la huchita llena. En fin, la decisión que tomes, que sea la mejor para ti… Ser creador de moda en un país donde no hay Cultura de Moda no es nada fácil, pero dicen que los tiempos están cambiando y además, ¿sabes?, tú tienes el tesoro más valioso: La Juventud. No desaproveches esa circunstancia. La Juventud se cura con el tiempo y la Sabiduría se adquiere con los años. Procura escuchar a quien sabe e imprégnate de las sugerencias recibidas con el vigor de tu edad. Y sobre todo se auténtico, esta cualidad será tu mejor billete para abrirte camino y, quizás, para alcanzar el éxito.

 

Nota del Editor: Esta editorial fue publicada en diciembre de 2007. En estos tiempos tan revueltos, no está de más recordarla.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Most Popular

To Top