Belleza

El cromosoma Y

La conducta habitual es definir el estilo del hombre contemporáneo en función de las tendencias marcadas por el mundo de la moda. No obstante, es necesario definir la actitud con la cual dicho hombre adapta esos dictámenes estéticos para lucir de forma coherente un look masculino.

Agencias como Faith-Popcorn o Trend Watching, especializadas en la previsión de futuras tendencias, han definido al varón del 2012 como un hombre no metro, no retro pero inteligentemente sexual. Atrás han quedado las figuras de futbolistas que parecen abusar a escondidas del arsenal cosmético de sus mujeres. La industria cosmética es plenamente consciente de ello y firmas como Shiseido, Clarins o Lancôme están apostando fuerte por líneas de cuidado masculino eficaz, sin ornamentos, justo con lo necesario para la piel del hombre.

Este nuevo macho es un comprador astuto, totalmente consciente de su presupuesto y del estilo que mejor se adapta a él para escapar de los roles tradicionales, de modo que él es. Su meta es sentirse mejor manteniendo su sentido general de la masculinidad. Del mismo modo que la publicidad femenina está evolucionando hacia una imagen más real, lejos de siluetas irrealmente delgadas, triunfan modelos masculinos como Arthur Kulkov, Andrés Velencoso o Tommy Dunn, capaces de devaluar el atractivo de muchachitos de cara infantil a favor de un aplaudible retorno a fuertes ejemplos de virilidad.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Most Popular

To Top